Rehabilitación

La rehabilitación tiene como objeto recuperar las correctas condiciones de habitabilidad de los espacios de un edificio, para ello debemos realizar, entre otras, las siguientes actuaciones:

1. Obras de reparación de los daños que se manifiestan en el edificio:

  • Para recuperar las condiciones de seguridad constructiva: Reparaciones de carácter estructural de cara a la resistencia mecánica y estabilidad.

  • Para recuperar las condiciones de estanqueidad: Eliminación de las filtraciones de humedad procedentes de pluviales, instalaciones y capilaridad por lo que se repararán o sustituirán la cubierta y la redes sanitarias (saneamiento y fontanería).

  • Para recuperar las condiciones higrotérmicas: Reparaciones de los cerramientos de fachadas, linderos, medianeros exteriores e interiores a patios.

 2. Obras de mejora de habitabilidad, accesibilidad y eficiencia energética en el edificio:

  • Para alcanzar la austeridad energética y el bajo consumo: Mejora del aislamiento de la envolvente del edificio y del rendimiento de las instalaciones de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria. Búsqueda de las calificaciones A y B y C en la calificación energética. Sustitución de termos eléctricos y calderas de gas no estancas por calderas de condensación de gas y/o calderas de biomasa. Apoyo con sistemas de energía renovables. Mejora de la iluminación con sistemas de bajo consumo. Mejorar las instalaciones de los suministros de agua, gas, y electricidad. Ventilación interior cruzada. Racionalización de la instalación eléctrica para emitir menos CO2.

  • Para lograr la accesibilidad: Itinerario accesible, obras de eliminación de barreras arquitectónicas y la adecuación funcional a las necesidades de personas con discapacidad y movilidad reducida (PMR). Instalaciones mecánicas: ascensores.

  • Para mejorar la habitabilidad: Mejora de la disposición y las dimensiones de los espacios interiores. Mejora del acceso a los servicios de telecomunicación, audiovisuales y de información.